Skip to main content

Cobertura total, financiamiento para siempre

Published on: 03/03/2016

El Municipio de Chinda alcanzó la cobertura total en los servicios de agua. Sin embargo, el municipio tiene que invertir hasta 11.8 US$/persona en agua cada año para siempre. La buena noticia es que este monto es asequible para el municipio y le permitirá mantener la cobertura total, para siempre. Además, al haciendo un buen mantenimiento, este monto puede bajar.

Por: Stef Smits (IRC) y Azucena Serrano y Túpac Mejía (Water For People Honduras)

Chinda es un pequeño municipio en Honduras, de unos 6,200 habitantes. Las 15 comunidades que lo conforman cuentan con su sistema de agua, los cuales fueron en gran medida desarrollados en el marco de "Cobertura Total, Para Siempre", en estrecha colaboración entre el Municipio de Chinda, la ONG Water For People y las comunidades beneficiadas y organizaciones gubernamentales.

Ahora el municipio y Water For People están trabajando en las implicaciones para asegurar que estos servicios sean para siempre, en especial las financieras. El haber logrado la cobertura total, no implica que el municipio no tenga la necesidad de seguir invirtiendo en agua, todo lo contrario, se espera a lo menos tres tipos de contribuciones financieras por parte del municipio para asegurar que los servicios sean para siempre:

  • Ampliaciones; puede existir la necesidad de ampliar los sistemas, en la medida que las comunidades crezcan.
  • Remplazos: las comunidades están recolectando tarifas para cubrir costos de operación y mantenimiento, pero escasamente recolectan suficiente dinero para cubrir con el 100% de los costos de las obras de reemplazo mayor, por lo que el municipio tendría que contribuir a los mismos.
  • Apoyo directo: refiere a los costos de personal municipal para monitorear la prestación de servicios, brindar asistencia técnica a las juntas de agua en los temas de administración, operación y mantenimiento. De igual manera involucra el costo de la institucionalidad municipal para la formulación e implementación de políticas públicas y planes municipales de agua y saneamiento

Imagen 1: Técnico municipal revisando el estado del tanque de almacenamiento en Chinda

La pregunta es cuánto dinero el municipio requiere para estas actividades. Para responder a esta pregunta Water For Peopleempleó un conjunto de herramientas de costeo de Cobertura Total, Para Siempre, que fue desarrollado entre la organización, IRC y Aguaconsult en Bolivia y con apoyo del BID-FOMIN, para luego ser ajustado a las condiciones de Honduras. Esta herramienta se basa en el concepto de manejo de activos, es decir el manejo óptimo de los componentes de infraestructura de agua, con base en su vida útil restante y su estado de mantenimiento.

El primer paso en la aplicación de estas herramientas fue el levantamiento de un registro de activos, que nos permitiera identificar su edad y su estado de mantenimiento actual. La herramienta nos indicó cuáles componentes requieren un mantenimiento por parte de la comunidad, cuáles otros requieren de un reemplazo y cuáles sistemas ya requieren una sustitución completa. Este ejercicio nos mostró que sobre todo las obras de toma y líneas de conducción requieren de un mantenimiento inmediato. Además nos indicó que si no se realizara el mantenimiento adecuado, cuáles componentes del sistema e incluso sistemas completos requerirían un remplazo en un término medio de 5 a 10 años. Tal es el caso de la obra toma y línea de conducción en la comunidad de El Zapotal que, siendo uno de los sistemas construídos más reciente, por falta de mantenimiento se diagnosticó en mal estado.

Imagen 2: Obra de toma de El Zapotal en mal estado

El segundo paso consistió en analizar hasta qué punto las comunidades están en la capacidad de contribuir con costos de operación, mantenimiento y remplazo, usando la herramienta de AQuéCosto – la cual nos permite realizar un análisis integral y multi-anual de ingresos y gastos a nivel de la comunidad. El resultado del análisis indicó que a través de tarifas asequibles se puede cubrir el 100% de los costos de operación y mantenimiento, y de igual manera cubrir hasta un 30% de los costos de obras de remplazo de manera gradual. Esto implica que el otro 70% de estos costos debe provenir del municipio o en su defecto, la alcaldía debe apoyar en movilizarlos.

El tercer paso consistió en analizar cuánto dinero el municipio invierte actualmente en actividades de apoyo directo, principalmente a través del salario del técnico municipal, sus gastos de transporte y de reuniones. Además se proyectó hasta qué monto este valor debe incrementarse para que el municipio pueda cumplir con todas las funciones que le otorga la ley.

Finalmente, el resultado de estos tres pasos fue consolidado en una proyección de la inversión necesaria en los próximos diez años en agua. Ver gráfica 1. Como se puede observar, la mayor necesidad de inversión radica en las obras de remplazo, sobre todo hacia la segunda mitad de la década esto se debe al hecho que muchos de los sistemas aún no son tan viejos pero llegarán a su vida útil en la próxima década, sobre todo si no se brinda el mantenimiento adecuado, dicha gráfica está basada en ese escenario. También se observa que estos remplazos aparecen de forma irregular en tiempo y monto. En la realidad, se podría distribuir en un mayor tiempo estas inversiones, dando como resultado unos HNL 1,2 millones/año (aproximadamente 53,000 US$/año). Además se observa que existe una inversión continua de unos HNL 306,000 (aproximadamente 13,000 US$) por año en apoyo directo. Esto facilitará que el mantenimiento se lleve a cabo oportunamente y de ser así, posiblemente algunos de los remplazos podrían ser menores a los proyectados y aparecer más tarde en el tiempo.

 

Gráfica 1: inversión necesaria para mantener la cobertura total (100 HNL = 4.40 US$)

En pocas palabras, para mantener la cobertura total, se requiere de un financiamiento para siempre de unos HNL 1.6 millones (68,000 US$) por año. Y el municipio debe incorporar en sus presupuestos anuales dichas inversiones.Pero tenemos varias buenas noticias para la alcaldesa y población de Chinda:

  • No debería ser tan difícil movilizar recursos para las obras de remplazo. Se podría contar con un 30% de contribución comunitaria vía tarifa. Por otro lado en la actualidad, el municipio ya está invirtiendo una parte significativa HNL 220,000 (9,500 US$) por año en costos de apoyo directo. Además el municipio en el pasado ha podido contribuir con un 30% para la construcción de sistemas nuevos.
  • El total de recursos a movilizar por el municipio sería de unos HNL 1.2 (52,000 US$) por año, tomando en consideración que el presupuesto municipal total es de HNL 10.4 millones (457,000 US$). El monto a movilizar por el municipio representa entonces un 11% del presupuesto municipal lo cual no es insignificante, pero tampoco es algo insuperable. Si el municipio logra preparar los proyectos de remplazo de una forma adecuada y oportuna, siempre es posible movilizar recursos del gobierno central, así reduciendo la carga presupuestal municipal.
  • Los costos encontrados en Chinda no están fuera de lo común. La inversión total requerida es equivalente 11.9 US$/persona/año., de los cuales 1.8 US$/persona/año son para apoyo directo, siendo esto justo la referencia que se ha encontrado a nivel internacional para un razonable nivel de apoyo. Los demás 10.1 US$/persona/año en esencia son para remplazo. El proyecto WASHCost encontró valores de hasta 7 US$/persona/año para eso, pero para niveles de servicio mucho más bajos (menor cantidad agua, sistemas con llaves públicas y no con conexiones domiciliarias, como las de Chinda).
  • En la práctica los montos pueden llegar a ser más bajos. La proyecciones financieras de las obras de remplazo se realizaron en base a la premisa que no todo el mantenimiento se daría oportunamente. En caso que así fuese, el total de remplazos podría ser mejor distribuido en el tiempo. Pero para lograr este resultado en mediano plazo, es clave que en el corto plazo se invierta más en apoyo directo y de esta manera lograr el mantenimiento adecuado.

Consideramos que estos hallazgos no son únicos para el caso de Chinda, sino también serán comunes en muchos municipios rurales del país. En la medida que la cobertura rural alcanza altos niveles, el valor de los activos se incrementa, y se requiere de una inversión continua en mantener el valor de estos activos. Herramientas tales como la que hemos aplicado en Chinda pueden ayudar a determinar el valor del mantenimiento de los activos, y así movilizar el financiamiento para siempre, para mantener la cobertura total.