Skip to main content

Enarbolando la bandera - ¿pero rompiendo la bomba?

Published on: 28/05/2013

El verdadero problema no radica tanto en la cantidad de donantes sino en lograr que todos ellos siguen los mismos enfoques – o al menos similares – y que estos se integran a los desarrollados por el gobierno.

Uno de los temas de discusión en la reunión anual de Triple-S que tuvo lugar durante la primera semana de mayo de 2013 fue sobre la armonización de los enfoques de abastecimiento de agua rural entre los donantes y los gobiernos. Vida Duti presentó las experiencias en Ghana por medio de un atractivo mapa (ver Figura 1), donde se muestran los diferentes sitios donde operan los donantes asentados en el país. El mapa se podría interpretar de una manera positiva. Probablemente los donantes han llegado a una cierta división del trabajo, todos haciendo presencia en las distintas regiones del país - a pesar de que algunas zonas estén muy concurridas con donantes, excluyendo ONG. Sin embargo, el verdadero problema no radica tanto en la cantidad de donantes sino en lograr que todos ellos siguen los mismos enfoques – o al menos similares – y que estos se integran a los desarrollados por el gobierno.

Figura 1. Mapa de la división político – administrativa de Ghana

Esta forma de enarbolar la bandera no se limita a los mapas virtuales, también la vemos en el mundo real. Todos hemos observado los carteles a la entrada de un pueblo, que dicen "el sistema de agua en este pueblo ha sido desarrollado por [nombre del donante]". Bombas de agua con una pequeña etiqueta de metal con la bandera de los países donantes que lo financiaron, o comités de agua, todos con la misma camiseta con letras grandes, donde se indica el nombre del proyecto que ayudó a la creación de la comisión.

No sólo donantes externos hacen esto, también es común verlo en las placas conmemorativas en la cisterna, con un texto como "el sistema de agua se desarrolló bajo la administración de [nombre del presidente o alcalde de turno].

Si bien puedo entender que a los donantes les gusta tener algún tipo de reconocimiento y visibilidad por el dinero que aportaron, todo se vuelve bastante complejo cuando esta bomba de agua se rompe, o cuando las instalaciones sanitarias con el gran letrero es el lugar más sucio en la ciudad. No es algo a lo que ningún donante o gobierno quisiera ver su nombre asociado.

Más problemático aún es que este tipo de bandera enarbolada puede dar el mensaje equivocado de que el sistema o bomba de agua era una especie de regalo y que pertenece al donante. ¿Con qué frecuencia se oyen referencias a "la bomba de la UE", el "sistema de agua del alcalde" o "los sanitarios del UNICEF"?

A pesar de todos los esfuerzos para que las comunidades se adueñen de los proyectos - con suerte en el sentido legal de la palabra y no sólo en "el sentido de propiedad" - el tipo de tipo de bandera izada no hace más que reforzar el mensaje equivocado de que es un bien de los donantes. Este hecho puede contribuir a la ruptura de las bombas de agua. He visto muchas comunidades que dudan en reparar el sistema de agua, pues tienen miedo de tocar la bomba de agua del donante o el tanque de almacenamiento del gobierno. O, en algunos casos se sientan a esperar a que el donante regrese y repare o el reemplace el sistema de agua.

La situación me hizo pensar cómo este tipo de situación se presenta en mi propio país. Y siempre es el nombre y el logotipo del proveedor de servicio el que se muestra en todos los bienes de la empresa de servicios. La depuradora en las dunas, no lejos de mi casa en La Haya, tiene el nombre de la empresa que la opera, a pesar de que puede no haber cubierto todas las inversiones realizadas. No sé los detalles de esta depuradora, pero no me sorprendería que la inversión inicial hubiese sido parcialmente realizada con fondos nacionales o municipales. No hay ninguna señal que diga "esta depuradora se desarrolló bajo la administración del alcalde X o el Primer Ministro Y".

Y así es como debe ser. Creo que la bandera izada pudiera transmitir un mensaje positivo que realmente indique que se trata de un hecho y de no un regalo. ¿Y si en el cartel en la salida del pueblo se leyera: "el servicio de agua en este pueblo es prestado por [nombre del prestador de servicios basados en la comunidad]"? ¿Qué pasaría si la placa de metal en la bomba de mano tuviera el nombre del comité de agua que la mantiene, y no el de los donantes que pagaron por su instalación? ¿Qué sucedería si la placa conmemorativa en el depósito de almacenamiento tuviese los datos de contacto de la oficina del municipio o distrito a la cual la comunidad se puede dirigir para buscar solicitar ayuda o para recibir respuestas a sus preguntas, en lugar del nombre del alcalde que supervisa la construcción de la cisterna?

Creo que esto contribuiría mucho más con crear el sentido de pertenencia de la comunidad y más orgullo entre el comité de agua, y los usuarios contarían con la información que realmente necesitan, los datos del prestador de servicios y del promotor de infraestructuras.

Mi hipótesis es que los sistemas de agua con este tipo de visibilidad funcionan mejor que aquellos visualizan al promotor de infraestructuras, ¿tal vez algo para probar en nuestra investigación de Triple S? Los donantes y los políticos no tienen que preocuparse: hay mucho más orgullo en decir que los sistemas que se han desarrollado bajo su administración o con su dinero están funcionando bien, que en tener su nombre o el logotipo puesto en una bomba de mano rota o en un tanque con fugas.

Artículo original en inglés: Flying the flag – but breaking the pump?, Water Services that last, 8 May 2013.

Noticia relacionada: El Salvador y Honduras: hacia un sistema de monitoreo nacional.